RSSocial!

Traductor

esenfrdeitptru

Selector de de idioma

buzon ciudadano

A- A A+

Buscar

Primeros Pobladores

Considerados los otomìes remotos como los abuelos de todos los núcleos indígenas, seguramente habitaron en el centro del país antes que todos, por lo que es admisible suponer que recorrieron la Sierra Alta; de los otomíes descendieron los chichimecas, afirma Motolinìa.

Por el año de 1100 de nuestra era, grupos toltecas poblaron parte de la sierra y de la huasteca, fundando el pueblo de Molango, aunque no con este nombre que es natamente náhuatl y que corresponde al que impusieron los aztecas al ser conquistados por ellos.

Tzompantzin, Señor de Jaltocan, se revelo contra el Rey azteca pero fue vencido y depuesto, huyendo con un gran número de otomíes, estableciéndose en Metztitlàn, fue fundado el señorío que desligó del reino de Acohuacan. Una parte importante se internó en la Sierra Alta, siendo bien aceptados por los toltecas estos lugares, aumentando la población considerablemente; especialmente en el ahora, municipio de Tlahuiltepa en el que existen numerosos pueblos de nombre otomí como el Majuà, el Dominì, El Nenfì, el Joguì, el Diñù, el Catì, el Godò y otros.

Sin embargo, como Molango era paso terrestre para la Huasteca que estaba en el programa de expansionista de la triple alianza, Molango fue conquistado por el Rey azteca Ahuìzotlen el año de 1487 imponiéndole el nombre de "Molanco" (después castellanizado Molango) con el jeroglifico formado por un molcajete con una cabeza de ave.

En dicho sitio quedó la guarnición que origino la imposición del idioma náhuatl, asi como la mezcla de este grupo étnico con los habitantes de la región. Aún hoy persiste el idioma náhuatl en muchos pueblos de la sierra y la huasteca, así como las costumbres aztecas en la comidas, las chozas, la agricultura, las danzas, etcétera.

Tiempos de Colonización

Varios sucesos registran los cronistas durante la época colonial, que pudieron observarse o tuvieron consecuencias en la Sierra Alta: en 1546 hubo una peste que diezmó a la población; se estableció el "fundo legal" por ordenanza el 26 de mayo de 1567 del Virrey de la Nueva España, concediéndoles a los pueblos indios 500 vara de terreno por los cuatro vientos, conforme a las leyes 12 y 18, Titulo 12, Libro 4o de la recopilación de Leyes Indias. "Después se aumentó el numero de 600 contadas desde los últimos linderos o casas del lugar; pero 1695 el Rey Fernando VI, por cedula de 12 de julio y con motivo litigio, declaro que la medida debía conservarse a partir del atrio de la iglesia municipal", constituyendo el ejido. El año de 1576 hubo otra peste que causo gran mortandad. El 10 de junio de 1611, Un sismo sacudió el lugar. En 1612 un eclipse total de sol puso en gran preocupación a los pobladores que creían que era augurio de calamidades. Otro eclipse de sol hubo en el año de 1691. En 1711 un terremoto cimbro lo zona. En 1736, la peste llamada matlazahuatl flagelo a la población del país. El 12 de mayo de 1759 hubo otro eclipse. El primero de febrero de 1767 el obispo de México don Antonio lorenzana hizo una visita pastoral a Molango. El arzobispo don Juan Pérez de la Serna visito también la población. En 1789 lo hizo igualmente el arzobispo don Pedro José Fonte. En 1785 una gran helada causo la perdida de las cosechas, originando una hambruna, numerosas muertes y la peste por consiguiente. El 8 de mayo de 1800 se sintió otro temblor. Y el 28 de enero de 1812, un incendio provocado por los realistas en represalia porque los molangueros activaban la guerra de independencia, arraso el pueblo de Molango.

Etapa de Independencia

Molango era, por su estratégico enclave geográfico, un gran centro comercial. Se construyó una gran iglesia y convento, así como la espadaña única en su género y sus pobladores abrazaron la causa independentista con cuanto entusiasmo, que el coronel español don Alejandro Álvarez de Guitan quien guarnecía la huasteca, dispuso por bando de 30 de Mayo de 1811:

“Artículo 5º. "No se permitirá de ningún modo que entren en esos pueblos, de esta provincia, los viandantes que conocidos con el nombre genérico de Molangueros, anden de pueblo en pueblo con cachivaches, pues es cierto que han sido en todas partes estos principales agentes de la rebelión."

Erección Municipal

Al consumarse nuestra Independencia Nacional, el 27 de septiembre de 1821, se inició la reconstrucción del pueblo de Molango que recobro su dinamismo comercial y social.

Al promulgarse la constitución de 1824, dando nacimiento al sistema democrático, representativo y federal, Molango (como el ahora estado de Hidalgo pertenecía al Estado de México y formaba parte del municipio de Zacualtipán.

En 1848 Molango fue erigido a municipio, en premio a la participación que tuvieron los hombres de Molango y pueblos vecinos, en las luchas contra los invasores norteamericanos en 1847, en que se distinguieron el capitán Tomás Ramírez, el teniente José María Cano, los subtenientes Miguel Espinoza, Francisco Anaya, Carlos Ramón, Agustín Campoy Julián Martínez, Luis Serna, Susano Montaño, Antonio Anaya y el sargento Felipe Ángeles Melo.

Intervención Francesa

Contra los invasores Franceses y el llamado Imperio de Maximiliano en 1862-1867, también lucharon los Molanguenses, figurando el coronel Felipe Ángeles Melo, el mayor José Velasco, el capitán Diego Velasco, los oficiales Pedro Vite y Jesús Serna, y los soldados Juan Meza, Pioquinto Velazco, Crescenciano Vite, Ignacio Vite, Margarito Acosta, Francisco acosta, Benito González, Florentino Espinoza, Hilario González, Jesús Cordero, Francisco reyes, Manuel Reyes, Anacleto Martínez, Sabino Ostos, Justo Ochoa, Aristeo Villeda y Francisco Agustín.

Erección a Distrito

En 1869 se erigió el Estado de Hidalgo, suceso que se detalla en el Apéndice de esta monografía. Y, siendo Gobernador del Estado el C. Antonio Tagle, se erigió el Distrito Político, Judicial y Rentístico de Molango, el 26 de septiembre de 1871, siendo los principales gestores Don Francisco Castillo Ángeles, Don Tomás Ramírez, Don Ricardo Silva, Don Jesús Mercado, Don J. Guadalupe Escamilla y Don Vicente Ángeles; formando parte del Distrito los municipios de Molango, Xochicoatlán, Calnali, Lolotla, Tepehuacán de Guerrero y Tlahuiltepa.

Este mismo año se estableció en Molango la Logia denominada "Los Vigilantes de la Montaña", integrada por los masones Manuel Ruperto Hernández, Aniano Velasco, Arcadio Castro, Hilario Gutiérrez, José Ignacio Muñoz, J. Guadalupe Paz, Clemente Carreras, Juan Mogrobejo, Manuel Belío, Antonio Mejía, Sabás A. Velasco, Jesús Mercado, Alberto Anaya, Pedro O. Hernández, Enrique López, Rosendo Martínez, Jesús Reyes, Estanislao Olguín, Aniceto Ortega, Trinidad Olguín, Venancio Torres y Manuel Rodríguez Oliva; selecto grupo de liberales adictos al gobierno del Presidente Juárez, empeñado en el respeto de las leyes, especialmente a la Constitución de 1857 , progresistas y ejemplares ciudadanos, algunos de los cuales participaron más tarde en la Revolución de 1910-1918 como el calnalense Estanislao Olguín quien obtuvo el generalato en el ejército carrancista y fue villanamente asesinado en Molango.

En 1876 Molango se pronunció en contra del Presidente de la República, Sebastián Lerdo de Tejada, y se adhirió al Gral. Porfirio Díaz, publicando una proclama en los términos siguientes: "En Molango, cabecera del Distrito de Escamilla, a los 28 días del mes de febrero de 1876, reunidos los que suscriben y considerando que el C. Sebastián Lerdo de Tejada se ha hecho indigno de la confianza que en él se depositara por sus conciudadanos, como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; que su conducta y poco tino, no menos que su mala fe, lo han llevado hasta hacer del pueblo un patrimonio, falseando las sabias instituciones liberales; que esta situación, malestar general se prolongaría indefinidamente, atendiendo a los medios de se vale, ayudado de los hombres que rigen las diversas entidades de la federación; que esto dicho es evidente que el C. Sebastián Lerdo de Tejada se ha convertido en dictador y en fin, que en sus excesos de autoridad se apoya en la fuerza armada, sin que valgan los recursos que las leyes establecen, porque quienes debieran otorgarlos, son instrumentos de su ambición y poderío como electos en oposición a la soberanía del pueblo, por lo que también es indigno de la confianza pública.

Por estas consideraciones descritas por verdaderos patricios y honrados liberales, de una manera clara y manifiesta se acordó por unanimidad lo siguiente: 1o.-Se desconoce al C. Sebastián Lerdo de Tejada como Presidente de la República Mexicana; a los empleados de la federación y de los estados. 2o.-Se proclama presidente de la misma al digno Gral. C. Porfirio Díaz. 3o.-Una copia de esta acta se dirigirá al mismo candidato como prueba de adhesión, justicia al mérito y simpatía que se le profesa. 4o.-Se hará formal invitación a los vecinos del Municipio de Calnali, perteneciente a este Distrito, a fin de que secunden este acto. 5o.-Y último: Se dirigirá también copia de esta acta fuerzas que operan sobre la Sierra y se hallan en el pueblo de Ixtacoyotla. Con lo que concluyó la presente que firmaron vecinos, los jefes, oficiales y nacionales de los municipios de Molango, Xochicoatlán y Lolotla. Lic. Felipe Cobarrubias; Juan Anaya; Benito Gonzáles, Francisco Abrego; Guadalupe Castelán; Justo Vite; Basilio Arellano, Hilario Reyes; Manuel V. Ángeles; Procopio Castillo; Pánfilo Mercado, Rito Vargas; Jesús Martínez; Francisco Melo; Manuel Belío F. Martínez; L. Acosta; Regino Trejo; Cirilo Castillo; Carmen de Ita, capitán; F. Lozano, comandante; Benito Ballesteros; Crescenciano Vite, teniente; Ignacio Vite; Pedro Vite, teniente; Jesús Serna, subteniente; Cosme González, subteniente; Antonio Salguero, cabo; Jesús Hernández, cabo; Ubano Vega, sargento; Francisco Martínez; Juan Silva; José Salvador, sargento; Vicente Díaz,.sargento; Hilario González, cabo; Rito Figueroa; Jesús Vite; Nabor Castillo; José Benito; Antonio Martínez; Remigio Bautista; Onofre Alonso; Agustín Gerónimo.

Tiempos de Revolución

Molango se adhirió al maderismo al estallar la Revolución, siendo objeto, sus habitantes, de represiones por su relativa cercanía a la capital.

En 1911 se formó en Molango el batallón "Pascua1 Orozco", siendo convencido el molanguense don Alberto Anaya, de que se retirara como Jefe Político y abandonara la población, cosa que hizo dirigiéndose a la ciudad de México para residir ahí; así que el señor Anaya fue el último Jefe Político porfirista del Distrito de Molango, siendo designado en su substitución el Dr. Ruperto Serna, afiliado al maderismo.

Hubo algunas escaramuzas entre revolucionarios maderistas y adictos al gobierno del Gral. Díaz.

Durante el breve período de la administración maderista, el municipio de Molango, inició con entusiasmo y vigor una nueva etapa de desarrollo que se vio interrumpida por los proditorios asesinatos el 22 de febrero de 1913, de Madero y Pino Suárez; y la instauración del gobierno espurio de Huerta, el despreciable magnicida.

Los serranos y huastecos se adhirieron al Plan de Guadalupe bajo el cual se levantó en armas, contra el chacal Huerta, don Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila.

Los memorables triunfos de la División del Norte, jefaturada por el general Francisco Villa, en la que militaba destacadamente el hidalguense general Felipe Ángeles, sobre las tropas huertistas, particularmente la batalla de Zacatecas, el 24 de junio de 1914, que exterminó prácticamente el huertismo, motivaron en la Sierra Alta gran simpatía por el villismo, bajo el ejemplo e influencia del general Ángeles.

El trágico rompimiento de Villa y Carranza tuvo graves consecuencias en el municipio de Molango, pues los hombres de la región se dividieron en villistas y carrancistas, quienes alternativamente tomaban la plaza, compitiendo en ferocidad y en odio, fusilando sin piedad a los rivales, saqueando las poblaciones e imponiendo "préstamos".

El l4 de diciembre de 1914 los carrancistas jefaturados por Mariel, Treviño y Careta, entraron en Molango; y en la madrugada del domingo 6, el pueblo fue incendiado, incluyendo la notable iglesia del lugar .Este fue el tercer gran siniestro, pues como antes se refirió, el 28 de enero de 1812 Molango fue incendiado por las tropas realistas, y en agosto de 1836 hubo otro gran incendio accidental.

Previamente al incendio la población fue saqueada y varios molanguenses fueron fusilados, entre ellos los héroes de Querétaro don Crescenciano y don Ignacio Vite. En seguida los carrancistas abandonaron la plaza y entraron grupos de villistas que fusilaron a varios carrancistas rezagados.

El 9 de diciembre llegó a Molango un numeroso contingente de ciudadanos de Metztitlán, quienes acudieron en auxilio de los damnificados con maíz, frijol, chile, carne, azúcar, harina, sal, cobijas, medicinas, etc.; generoso gesto que correspondía al auxilio que, anteriormente, los molanguenses prestaron a los damnificados de Metztitlán, luego de una terrible inundación que sufrió este pueblo hermano.

El 14 de diciembre el general villista Valente Carbajal, que ocupaba la plaza de Molango, publicó un decreto en el que conminaba con la pena de muerte a todo aquel que fuera sorprendido robando en las casas o en el campo.

Por primera vez, el 27 de diciembre de 1914, se celebró en Molango un plebiscito para elegir libremente al presidente municipal, resultando electo como Presidente propietario el C. Aniano Velasco y como suplente el C. Pablo Ramírez; como munícipes propietarios los ciudadanos Wilebaldo Silva, Juan Reyes, Manuel Belfo, Pioquinto Velasco, Rosalino Cortés, Pedro Castillo y Adolfo Espinosa; y como suplentes los ciudadanos Prof. Gildardo Salguero, Dolores Ángeles, Jovito de la Vega, Juan Sarmiento, Jesús Valentín Angeles y Rafael Velasco. Delegados enviados por el Gobierno del Estado les tomaron la protesta. El 13 de enero de 1915 tomó el cargo de Jefe de la Plaza, el teniente coronel villista don Manuel Angeles. El día 17 del propio mes llegó un donativo de auxilio del Presidente de la República general Eulalio Gutiérrez, designado por la Convención de Aguascalientes.

Google Map | Globbersthemes

developed by globbers joomla extensions